Salud Masculina

Queridas amigas, si tu papá, esposo, novio, hermano y amigos varones nunca van al doctor; no entres en pánico, lo primero que tenemos que entender nosotras es que los hombres simplemente no van al médico porque, al parecer, sus cerebros vienen programados así. Algunos caballeros pueden dejar pasar años sin visitar a un doctor y para ellos es totalmente normal, por algo será que en algunos países las mujeres tenemos una esperanza de vida mayor que la de los hombres.

Como les resumí en esta entrada, resulta que en Panamá las mujeres viviremos, en promedio, 80 años y los hombres 74 años. A simple vista se puede observar que en cualquier sala de espera de un centro médico hay más mujeres que hombres aguardando para ser atendidos por un doctor. Tampoco pienso que a las mujeres nos encante ir al médico por puro gusto, pero creo que muchas hemos entendido que es mejor prevenir o detectar a tiempo alguna enfermedad y consultar ante cualquier síntoma extraño. Por supuesto que como en todo en esta vida, hay excepciones.

Además por el hecho que las mujeres jugamos cuatrocientos treinta y cinco roles a la vez, considero que nos preocupamos un poco más por nuestra salud porque queremos estar presentes y disfrutar de los momentos más importante de la vida, de la familia y del fruto de nuestro trabajo. Sobre la salud masculina muchas veces ese rol (histórico) de los hombres como proveedor principal del hogar, cae fuerte sobre sus hombros y estar enfermos o ir al médico indica una señal de debilidad que los golpea en su masculinidad.

Seguramente en la mayoría de los casos, nosotras consideramos que los varones de nuestra familia son lo máximo, porque nos protegen, son fuertes, trabajadores, aventureros, divertidos, buenos padres y harían lo que fuera por nosotras y por sus hijos. Sin embargo, si le preguntas a uno o varios de esos hombres de tu familia ¿por qué nunca van al médico?, seguramente encontrarás respuestas como:

  • Yo estoy sano, no tengo que ir al doctor.
  • No tengo tiempo para ir al doctor.
  • Solamente voy al doctor cuando estoy muy enfermo.
  • Tengo miedo de que el doctor me diga que tengo una enfermedad grave.
  • En casa tomo aspirina / paracetamol / jarabe / y un extenso etcétera que todas conocemos.

¿Alguna de las respuestas anteriores te suena familiar?

El problema real es que al dejar pasar tanto tiempo sin hacer una revisión general de su salud, no se puede detectar, por ejemplo, el inicio de enfermedades cardiovasculares o diabetes, las cuales no aparecen de la noche a la mañana y que si no se tratan adecuadamente, pueden tener consecuencias mayores. Hay que tener en cuenta que no tener síntomas no significa estar saludable y fuerte; en realidad para una persona que come y bebe de todo sin límites, es sedentario y vive estresado; el hecho de no tener síntomas puede ser en sí un síntoma de que alguna enfermedad aguarda en silencio.

Tal como comenté en esta entrada, es recomendable visitar a tu médico principal aunque sea una vez al año para evaluar el estado de salud en general y prevenir o tratar a tiempo la obesidad, el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Además, en el caso de la salud masculina y desde el punto de vista urológico, existen condiciones que pueden comprometer la salud del hombre a lo largo de su vida, y que con la visita al doctor pueden aclarar dudas y recibir el tratamiento adecuado; entre las cuales podemos mencionar:

  • Enfermedades de la próstata y testículos.
  • Disfunción eréctil, eyaculación precoz, infertilidad, vasectomía.
  • Síntomas en el tracto urinario inferior.
  • Deficiencia de testosterona.

Al final del día, como ya he mencionado en otras entradas, el estilo de vida saludable es una decisión individual que nadie puede tomar por otra persona. Como mujeres, hijas, hermanas, esposas, novias y amigas, nos corresponde apoyar, guiar, acompañar y tratar de influenciar en las decisiones de salud de los caballeros en nuestro círculo cercano porque los queremos tener sanos por mucho tiempo; pero realmente es una cuestión de convicción, motivación y disciplina de cada uno. Puedes comentar y compartir esta entrada con quien quieras y consideres importante en tu vida y recordarles que la clave para llevar un estilo de vida saludable depende de:

  • Una buena salud mental y espiritual.
  • Buenos hábitos alimenticios (comida de verdad, saludable, natural y sin azúcar refinada).
  • Realizar actividad física adecuada.
  • Evitar el cigarrillo y el consumo de alcohol.
  • Mantener un peso saludable.

En mi caso particular, Dios me ha regalado la dicha de sentirme como una princesa protegida por muchos caballeros fuertes que me rodean, ya que tengo dos papás (como ya saben mi padre biológico falleció cuando yo era niña), dos hermanos mayores (no tengo hermanas) y un esposo; todos hombres maravillosos a los que amo y quisiera tenerlos a mi lado por mucho tiempo. Esta entrada está dedicada a ellos principalmente, a mis amigos varones de toda la vida.

Recuerda seguir la cuenta de Instagram @vidaverdementa. Gracias por leerme. Nos vemos pronto aquí.

Nota: ¡Un hombre enfermo es una cosa seria!…Tenía que expresarlo. Muchas Gracias.

MEME