Actividad física | Mi experiencia

Si hay algo cierto es que este blog ha beneficiado mi vida en muchas formas. Me gusta aprender, ponerme a prueba y compartir en este espacio, mis descubrimientos en este interesante camino hacia un estilo de vida saludable. Siendo muy sincera con ustedes, jamás imaginé que podía hablar con propiedad sobre la actividad física, porque si había algo a lo que tenía flojera, era a hacer ejercicio.

Como les comenté en mi Instagram @vidaverdementa (busca unas fotos que dicen Mi Perfil 1 y Mi Perfil 2), siempre fui buena estudiante, pero no me gustaban los deportes y en mi tiempo libre prefería un libro. Ya en mis 20’s mis prioridades giraban en torno al crecimiento profesional y académico. Mi tiempo libre era para dormir.

Ahora con la madurez de mis 30’s he comprendido que es importante mirar hacia uno mismo y establecer prioridades de salud y un estilo de vida balanceado que nos permita disfrutar del trabajo y envejecer de manera digna. Por eso empecé hace un par de años por un cambio real en mi alimentación. Ese es un terreno dominado, pero de educación y aprendizaje continuo.

Pero, me faltaba un factor importante en la ecuación: Actividad física. Al principio la elección clásica de ir a caminar (nada de correr, jajajaja). Muy disciplinada yo caminaba o trotaba lento por un tiempo equis, pero con las semanas me percaté que el mismo recorrido lo hacía en menos tiempo y con menos esfuerzo que al principio. Me fue dando flojera y encontré todas las excusas, la lluvia, el trabajo, el tranque, etc. Chao actividad física.

¿Cómo quedé haciendo Pilates y Pesas?

Después recordé que hace unos años cuando hice terapia por una lesión de escápula, me habían recomendado Pilates para terminar de recuperarme; pero nunca hice ni el intento de averiguar. Así fue como el año pasado fui a una clase de prueba pensando que eso de Pilates no se veía difícil y que para “alguien como yo”, estaría okey. Resultó que no era lo que yo pensaba en cuanto al grado de dificultad; pero me gustó porque era algo nuevo para mí y una forma diferente de retarme.

Practicando Pilates de manera regular, aprendí a apreciar la maravilla del cuerpo humano y también a respetar lo que era capaz de hacer dentro de mis destrezas y limitaciones. Entonces me convencí de entrenar con pesas. Sí, ¡con pesas!. Aproveché una oportunidad y con la actitud adecuada hacia una nueva experiencia, resultó que las pesas tampoco eran el concepto errado que tenía en mi mente.

De esta manera he encontrado las dos disciplinas de actividad física que me tienen muy motivada; y a las cuales les tengo hasta cariño por lo que me han beneficiado y me han enseñado acerca de mi misma. Pero ¿Qué pasa con los indicadores de salud?, ¿Cómo saber si de verdad la actividad física me impacta positivamente?.

Bueno resulta que la actividad física, en mi experiencia, ha resultado beneficiosa para mi cuerpo y para mi corazón y no es cuento, la evidencia está plasmada en mi electrocardiograma de este año, y confirmado por mi doctor principal.

Mis recomendaciones para hacer actividad física

Ahora yo disfruto de realizar actividad física, pero los siguientes puntos han sido la clave para mí y por eso te los comparto como una recomendación muy personal:

  • Comprometerse con uno mismo: Porque nadie puede tomar la decisión ni hacer ejercicio por uno. Si necesitas impulso, motivación o apoyo moral, puedes buscarte un compañero de entrenamiento para compartir y sentirte con más confianza.

  • Tener objetivos claros: Ya sea tonificar, fortalecer, tener mayor flexibilidad, bajar de peso, reducir tallas, ganar salud y calidad de vida, etc.; pero OJO: No todas las disciplinas te favorecerán para perder peso o ganar salud a largo plazo. Hay que saber elegir de acuerdo a los objetivos.

  • Busca un entrenador idóneo: Esto es muy importante porque se trata de tu salud y es necesario que alguien facultado entienda tus objetivos y te guíe de la mejor manera, tomando en cuenta tu estado de salud y tus fortalezas y limitaciones, entre otros aspectos.

  • Encontrar una o varias disciplinas que te motiven: A veces se puede volver rutinario, por lo que es importante encontrar algo que uno disfrute mucho, que nos haga feliz, que nos ayude a controlar el estrés y que nos impulse a alcanzar los objetivos. Cada uno decide si encuentra una o más y si practicarlas paralelamente o alternarlas por temporadas.

  • Utiliza la indumentaria o ropa adecuada para hacer ejercicios: Para mayor comodidad y hasta motivación. Recuerda que al utilizar zapatillas, debes adquirirlas de acuerdo a tu tipo de pisada. Hay tiendas donde te hacen este análisis y te recomiendan las que debes utilizar.

Como referencia te dejo el dato de mi teacher de Pilates, Ana María, es excelente y muy comprometida (cuando sea grande quiero tener su flexibilidad jajaja). La encuentras en www.pilateswaystudio.com. Mi coach de pesas es Roland Carter Jr. y su equipo especializado de entrenadores, quienes nos han guiado a mi esposo y a mí, en nuestros objetivos individuales. Su Instagram @rocarterjr.

Espero que esta entrada te sirva de guía o inspiración para seguir en la búsqueda de un estilo de vida saludable y balanceado. Si yo pude agarrarle cariño al ejercicio, ¡cualquiera puede!. Si deseas revisa mi cuenta de Instagram @vidaverdementa para datos e información adicional. Si quieres escribirme, utiliza el formulario de contacto. Gracias por leerme, nos vemos pronto aquí.