Azúcar

Si estás leyendo este blog, es porque eres un adulto joven y posiblemente estás interesado en herramientas para emprender un viaje hacia un estilo de vida saludable. También es muy probable que ya estés consiente sobre el “lado amargo” que tiene el exceso de azúcar en nuestro cuerpo y sus efectos “poco dulces” en nuestra salud. 

¿Qué sabemos del consumo de azúcar?

  • En la actualidad consumimos más azúcar que en tiempos pasados.
  • Hoy compramos alimentos sin sospechar la cantidad de azúcar añadida, enmascarada, escondida, y no escondida que tienen.
  • Hemos desarrollado dependencia / adicción por el azúcar; y muchas veces no lo sabemos.
  • Un consumo excesivo de azúcar puede debilitar nuestro sistema inmune.
  • El azúcar refinado puede provocar desmineralización de nuestro organismo, ¿por qué?; pues simplemente porque al consumirlo en su estado refinado, el azúcar no trae los compañeros que generalmente están con él en la planta (vitaminas, minerales, sales, etc.), así que la reacción de nuestro cuerpo es tratar de compensar, utilizando las reservas de calcio, hierro, fósforo, magnesio y otros;  de nuestro mismo cuerpo.

¿Qué podemos hacer para disminuir el consumo de azúcar?

  1. Aprender a leer etiquetas.
  2. Hacer limpieza de nuestra despensa, nevera y escritorio para minimizar las “tentaciones”.
  3. Acostumbrar a nuestro paladar al sabor natural de los alimentos sin endulzarlos.
  4. Tener a mano una receta o alternativa dulce, con ingredientes saludables.
  5. Encontrar una buena opción de endulzante (volver a leer el punto 1); ya que lastimosamente también podemos encontrar sustitutos del azúcar que no son saludables.
  6. Buscar ayuda profesional para la evaluación, recomendación y seguimiento  correspondiente según tu genética, estilo de vida, condición actual, etc.

Es importante tener en cuenta que cuando empiezas a eliminar el azúcar de tu alimentación, tu cuerpo experimentará una forma de detox (palabrita de moda), con lo cual posiblemente experimentes síntomas como dolor de cabeza, náuseas, debilidad, mareos, cambios de estado de ánimo (mal humor), entre otros. Esas crisis reflejan que nuestro cuerpo se está depurando y curando de nuestra adicción por el azúcar; pero siempre hay que estar pendientes por si necesitamos consultar con nuestro doctor.

Mi experiencia personal

Repito: Mi consejo es que busques la guía de un profesional que te explique y te diseñe un plan de alimentación adaptado a tus necesidades.

Hace años cuando hice un cambio sistemático en mi alimentación, no experimenté ningún síntoma como hasta la segunda semana. Una tarde, pasé por dolor de cabeza, debilidad (crónica) y mucho sueño. Duró un par de horas y después de ese día, todo bien. Cada cierto tiempo, hago algunos ajustes en mi alimentación por un tiempo corto, para depurar y seguir el camino.

Anímate por tu salud. Lo cierto es que por algún punto hay que iniciar, dando el primer paso. Puedes pasar por mi cuenta de Instagram @vidaverdementa para datos, ideas e información extra. Si deseas escribirme, utiliza el formulario de contacto. Gracias por leerme. Nos vemos pronto aquí.

También te puede interesar:

Transición hacia un estilo de vida saludable

Mi lista de compras

Estilo de vida saludable – pero ¡cuidado!

Si te gustó esta entrada, puedes compartirla utilizando los siguientes botones: