Café frío sin usar cafetera

Casi puedo decir que no tomo café en casa. Creo que ya han podido notar que soy fan del té verde matcha; sin embargo, un buen latte con leche de almendras de vez en cuando me llama a visitar un sitio favorito, una recomendación nueva o simplemente a tener una conversación con alguien querido. A veces preparo este café frío sin usar cafetera, para nosotros en casa o para recibir alguna visita.

Esta receta es de las más gustadas por mi esposo, para disfrutar en una tarde calurosa o un poquito cuando llegamos del trabajo, se supone que está inspirada en el famoso café estilo cold brew, pero la verdad es que no soy catadora experta de café ni barista por lo que no entro a navegar en esas aguas donde hay mucho conocimiento y ciencia detrás.

Simplemente una vez pregunté cómo se hacía y me avispé para probar en casa con los implementos que ya tenía, no compré nada. Lo que sí debemos tener en cuenta es que la preparación no es para consumo inmediato, ya que necesita por lo menos de 12 hasta 20 o 24 horas para reposar (el término correcto es macerar), así que debes tener esto en cuenta.

Ingredientes e implementos para preparar café frío sin usar cafetera:

  • 100 gramos de café recién molido. Es preferible si tienes un molinillo en casa, y mueles tu café en granos; pero si no es así, puedes pedir en el supermercado (o en una tienda de café) que te muelan el café que venden en granos, les dices que te lo dejen en molido NO tan fino porque es para una receta con agua fría y no agua caliente. Si las alternativas anteriores no se pueden, entonces utiliza el café que puedas y vas probando.
  • 500 ml de agua filtrada.
  • Jarra o envase de vidrio con tapadera.
  • Cuchara para revolver.
  • Filtro de café.
  • Al momento de servir: Hielo, leche o crema de almendras y stevia.

Procedimiento para preparar café frío sin usar cafetera (ver también detalles en las fotos:

Manos a la tarea, es tan sencillo que solo hay que hacer dos pasos.

  1. Colocar el café molido en un recipiente de vidrio y añadir el agua filtrada. Revolver para que se integre y tapar. Dejar en la refrigeradora por un tiempo de 12 a 20 o 24 horas. Yo lo dejo como mínimo 15 a 16 horas.
  2. Pasado este tiempo, filtrar el contenido para que quede solamente el líquido. Y ya eso es todo, obtenemos un café frío.
  3. Ahora bien, al momento de servirlo es donde está la diversión. En un vasito bonito de vidrio puedes colocar unos cubitos de hielo, agregas leche de almendras, stevia o endulzante que se pueda disolver en frío y arriba un chorrito del café frío. Disfrutar. 

 

Necesitarás: Café en grano, molinillo, agua filtrada, jarrita con tapa, cuchara y filtro de café.

 

Colocar el café molido en la jarrita.

 

Agregarle poco a poco el agua filtrada.

 

Revolver.

 

Tapar y refrigerar por 12 a 20 ó 24 horas.
Después de este tiempo, pasar por un filtro de café (el que tengas en casa para tu cafetera).

 

Con estas cantidades, al final salen aproximadamente una y media tazas de café frío ya filtrado. Esto rinde para preparar seis bebidas aproximadamente.

 

Volver a guardar el café ya filtrado en la nevera.

 

Al momento de servir, colocar hielo en un vaso de vidrio.

 

Agregar leche y endulzante.

 

Agregar un chorrito del café frío previamente filtrado.

 

Si deseas puedes revolver un poquito para integrar.

Según el gusto:

  • Esta es una receta que al momento de servirla puedes hacer lo que te más te guste. En casa por ejemplo, utilizo mitad leche de almendras y mitad crema de almendras con coco…es deliciosa y aporta una textura cremosa a la bebida.

  • La cantidad de café frío dependerá de tu preferencia, puedes comenzar probando con 1/2 taza de leche con 1/4 taza (o menos) de café frío.

  • Como la mezcla es solamente agua y café, puede durar en la nevera unos días.

  • La stevia que agrego (al vaso de otra persona) es líquida para que se disuelva mejor, porque para mí, lo tomo así mismo sin azúcar ja ja ja ja. Sí, póngame esa cara, me lo tomo sin azúcar ja ja ja ja, igual que el té, infusiones y mi adorado matcha. A veces le pongo un pobrecito de stevia al capuchino de la semana.

  • Otra alternativa es colocar en un vaso bonito de vidrio una lata de agua con gas y agregar un chorrito de café frío. Ya me contarás. Es delicioso.

Ojalá te animes a preparar esta receta de café frío en casa y a tu gusto. Puedes pasar por mi cuenta de Instagram @vidaverdementa y verás un poco más de mí, además de datos, ideas e información adicional sobre esta y otras recetas. Si deseas escribirme, utiliza el formulario de contacto (me llega un email directo). Nos vemos pronto aquí.

También te puede interesar:

Té matcha frío

Té frío de paja de limón

Choco-latte frío

Si te gustó esta entrada, puedes compartirla utilizando los siguientes botones: