¿Ya tienes tu médico principal?

A inicios del 2014, en esas metas que decimos el 1 de enero que vamos a cumplir en el año nuevo, yo me propuse darle importancia a mi salud porque, en ese año llegaba a los 35 años y quería trazarme un punto de referencia; porque como dicen por ahí “cuando cumples 40 años se pierde la garantía”, pero yo quería empezar a tomar mi salud en serio desde antes que se cumpla el periodo de garantía. Si estás pensando que esa meta de año nuevo es rarísima, pues sí, soy una persona poco convencional y a veces adelantada a mis tiempos, pero ese es otro tema; aquí les cuento mi experiencia con respecto al médico principal.

En una de mis primeras entradas, les hablé sobre el árbol genealógico (lee aquí) para estar enfocados en nuestra historia familiar. Si ya lo hiciste seguramente tendrás muchas preguntas en tu mente. Para mí, el siguiente paso en la búsqueda de un estilo de vida saludable, es que encuentres un doctor con la idea que sea tu médico principal. Si acompañas a tus padres a sus citas médicas, ya puedes tener en mente el perfil del doctor que te gustaría tener como médico principal.

De salida lo primero que tienes que asegurarte es que es un profesional capacitado tanto académica como legalmente para ejercer la medicina. También puedes tener en cuenta otros aspectos como son: la facilidad de comunicación médico-paciente, si le entiendes (eso es clave), si usa email o celular para consultas, el horario de atención a pacientes, las referencias que puedan brindarte otros doctores y pacientes, si participa o es expositor en seminarios, inclusive si cuida de su propia salud, en fin todo lo que puedas o consideres investigar.

El año pasado cuando estaba en la búsqueda de mi doctor principal, gracias a Dios encontré uno excelente, un especialista en Medicina Interna. No busqué mucho porque como decimos los panameños, Panamá es muy pequeño, y ese médico ya me había atendido 3 años antes por una consulta que le hizo mi ginecólogo antes de darme de alta del hospital.

Saqué mi cita y en la primera consulta me hizo muchas preguntas, hizo una evaluación física general e indicó la realización de una serie de exámenes que después le llevé y con los resultados en mano, fue rayando uno por uno para explicarme qué mide y qué significaba el resultado. Pude hacerle un montón de preguntas que llevaba anotadas y a todas respondió con claridad y sin apuros. Me indicó cuales eran las deficiencias y el tratamiento para poder resolverlas. No fue mi caso, pero de ser necesario tu doctor principal te dará referencia a otros especialistas según tu estado de salud para que puedas dar seguimiento u obtener el tratamiento adecuado.

Si eres un adulto joven y me dices hoy que comes “de todo” y según tu criterio tu alimentación es “balanceada”, no haces ejercicio porque no tienes tiempo, duermes poco, estás muy estresado, todo el tiempo estás cansado, pero que estás muy sano porque no tienes síntomas de nada; pues seguramente ya es tiempo de buscar un médico principal que certifique tu estado de salud y que te pueda referir a otros especialistas, de ser necesario. También puedes leer esta entrada donde comenté sobre los principales factores de de riesgo asociados con la salud del adulto.

Mi recomendación final para esta entrada es que le pidas al Médico Divino que te guíe para que puedas encontrar un buen doctor que te ayude a detectar cualquier problema de salud a tiempo o a prevenir una enfermedad en el futuro. Faltan cuatro meses para que termine el año, no esperes hasta el 2016, ahora es tu mejor momento para buscar tu médico principal y determinar tu estado de salud. Lo que inviertes en tu salud ahora, será un ahorro más adelante.

Próximamente les comentaré sobre otros médicos que debes visitar regularmente.

Recuerda seguir la cuenta de Instagram @vidaverdementa porque allí te avisaré cuando suba una nueva entrada.

Gracias por leerme. Nos vemos pronto aquí.

Comente :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.