Metas para el Año 2016

En esta primera semana del año todos estamos motivados y afinando nuestras metas para el año 2016. Lo cierto es que la definición de los propósitos y objetivos del año nuevo es la parte más fácil de la historia, el problema está cuando perdemos la motivación y la disciplina debido a un montón de razones (por no decir excusas). Veamos algunos puntos claros y específicos en los que nos podemos enfocar para “empezar por algo”.

Como ya les comenté, soy ingeniera y lo mío son los números; sin embargo me gusta compartir con ustedes mis hallazgos y experiencias en este camino que emprendí con el objetivo de llevar un estilo de vida saludable; y aunque no soy doctora, health coach, nutricionista  o entrenadora, he tenido la oportunidad de consultar y aprender con especialistas en cada una de estas ramas para hacer mi propio plan de estilo de vida.

A continuación te comparto algunos tips que me han funcionado a mí para enfocarme y no perderme en el camino y ojalá que alguno te pueda funcionar a ti con tus metas para el año 2016.

1. Planifica tu tour médico anual

No esperes a tener algún síntoma extraño para visitar a tu médico principal. Antes que se te complique el año y te agobie el estrés y los compromisos, saca ya tu cita con tu doctor para hacerte tu chequeo anual. El tour médico, en el caso de las damas, sigue con la visita al ginecólogo (al año después de tu última visita) y desde ya debes saber en qué mes te corresponde ir – Apúntalo -. Continuamos con tu examen de mamas el cual, para que no se te olvide, lo puedes programar para el mes de tu cumpleaños. El tour médico no está completo sin tu visita anual al dermatólogo para la revisión de tus lunares sospechosos.


2. No hagas dieta…Mejor cambia tu estilo de alimentación

Esta frase encierra una verdad muy profunda y muy difícil de asimilar para muchas personas. Busca la ayuda adecuada y especializada en nutrición y entrenamiento físico, y poco a poco podrás asimilar lo que significa -No hacer dieta, sino cambiar el estilo de alimentación-, que no es más que abrir tu mente a entender por qué debes cambiar algunos o muchos de tus hábitos alimenticios actuales.

Cuando haces “la dieta”, te matas de hambre, tu cuerpo se descompensa y como esa situación no es sostenible “dejas la dieta” y vuelves a los hábitos de siempre. No sé tu, pero me parece que es mejor hacer ese cambio con conciencia y que sea para toda la vida, antes de que por alguna condición adversa de salud, el médico te prohíba de un solo golpe todo lo que te gusta (y que no es sano) y caes en un proceso de cambio de alimentación pero totalmente traumático.

Hazte un gran favor y no cuentes calorías, mejor cuenta los nutrientes que consumes. Además antes de comprar un alimento mira los ingredientes primero. Evita el azúcar refinada, pero no abuses del azúcar proveniente de fuentes naturales.


3. Usa tu cocina

Si es cierto que el 80% de nuestra salud depende de los alimentos que consumimos, pues entonces en nuestras cocinas podría estar el secreto de mantenernos saludables, fuertes y envejecer dignamente; y no solo nosotros, sino todos los que viven en nuestra casa. Si no te gusta cocinar, pues piensa que puedes aprender algunas recetas básicas, deliciosas y saludables sin necesidad de abrir latas, ni usar sobres mágicos con sabores (artificiales) y lindos colores (artificiales), ni tampoco comer comida que viene en una cajeta.

Los profesionales en el área de nutrición, entrenamiento físico y/o health coaching generalmente incluyen en sus programas algunos cursos de cocina que puedes aprovechar y mirarle el lado deliciosos y divertido a tu cocina.

Para los que nos encanta cocinar, mi consejo es que equipes tu cocina con buenos electrodomésticos y disfrutes de crear comidas deliciosas y saludables en ese maravilloso laboratorio (como le digo yo) que tenemos en casa.


4. Toma agua…agua…agua y menos bebidas artificiales

Tomar a diario la cantidad de agua que requiere tu cuerpo te traerá muchos beneficios y mejor si evitas el consumo de bebidas gaseosas, artificiales, azucaradas y alcohólicas; ya que con las mismas no solamente consumes toxinas, sino otras sustancias que después te podrían causar problemas de salud. 

Para este verano intenso puedes preparar agua saborizada con canela, clavos de olor, limón, fresas en fin las opciones son muchas y puedes leer más detalles en esta entrada.

5. Realiza actividad física

Un estilo de vida saludable no está completo sin realizar actividad física especialmente porque ayuda a liberar el estrés, nos hace un poco más fuertes y estamos más alegres y activos.

Busca la opción ideal que se acomode a tu agenda y a tu estado físico. Es un tiempo que dedicas a ti y el problema está cuando la motivación falta y las excusas sobran.


Estos son los tips básicos que me han ayudado y como ves los puedes contar con los dedos de una sola mano para aprendértelos fácilmente. Y aunque al principio no se ve tan simple, vale la pena el esfuerzo por los resultados obtenidos especialmente si de procurar salud se trata, teniendo en cuenta un árbol genealógico con todas las enfermedades crónicas.

Por lo pronto en el 2016 espero que al menos uno de estos cinco tips te ayuden a ti a procurar un mejor estilo de vida. ¿Por cuál vas a empezar?.

Recuerda seguir la cuenta de Instagram @vidaverdementa. Gracias por leerme y nos vemos pronto aquí.