Receta de caldo de huesos | En olla de cocción lenta

Si estás leyendo esta entrada, es porque andas buscando la receta de caldo de huesos ya sea por curiosidad o porque deseas prepararlo en casa porque te lo han recomendado y estás investigando sus beneficios y la forma de prepararlo. Si tienes una olla de cocción lenta, vamos a ponernos enseguida manos a la obra. 

Ingredientes* para preparar caldo de huesos:

  • 3 libras de huesos (en este caso usaremos de res).
  • 1 cebolla mediana cortada en trozos.
  • 1 rama de apio con sus hojitas.
  • 1 zanahoria cortada en trozos.
  • 2-3 cucharadas de vinagre de sidra de manzana.
  • 3 hojitas de laurel.
  • Al gusto: Sal, pimienta, cúrcuma y ajo picado.
  • 1.5 a 2 litros de agua filtrada.

*Si sigues un sistema o protocolo de alimentación guiado, recuerda ajustar la receta de acuerdo a los ingredientes que debes utilizar.

Procedimiento para preparar caldo de huesos:

  1. Lava los huesos (de forma suave y sin salpicar mucho el área alrededor) y los colocas en el horno en modo asar por unos 40-45 minutos a 375ºF.

  2. Mientras se están asando, corta la cebolla, la zanahoria y el apio en trozos y organiza el resto de los ingredientes que vas a utilizar.

  3. Cuando estén los huesos asados, saca del horno y coloca en el fondo de tu olla de cocción lenta, coloca el resto de los ingredientes y la cantidad de agua (depende la capacidad de la olla).

  4. Dejar cocinar en modo bajo (LOW) por 24 horas. Opcional: puedes ponerlo la primera hora en modo alto (HIGH) y pasado este tiempo, solo cambiarlo al modo bajo (LOW). No necesitas destapar la olla ni hacer nada hasta que pase este tiempo total de cocción.

  5. Luego de las 24 tras, destapar y pasar por un colador para que quede el caldo. También verifico si quedaron trocitos de carne y los incluyo en el caldo.

  6. Colocar en una vasija grande de vidrio y dejar refrescar. Al colocarla en el refrigerador de un día para otro, la textura se convierte en una gelatina. Opcional: en este punto a mí me gusta sacarle el poquito de grasa que queda en la parte de arriba y es muy fácil de separar; esto debido a que nunca me ha gustado el sabor del caldo o sopa con restos de grasa.

  7. En este punto puede optar por separar en porciones más pequeñas para congelar y para consumir en la semana como caldo antes de las comidas o como ingrediente para salsas y otras recetas.

Recomendaciones:

Al momento de usar tu caldo de huesos, si lo va a calentar para consumir como caldo, solo se saca un poco de la gelatina y se coloca a calentar en una ollita y luego de un par de minutos, se vuelve líquido nuevamente y puedes rectificar el punto de sal a tu gusto. Por ejemplo me gusta ponerle un puntito adicional de cúrcuma para resaltar el sabor.

 

Se colocan los huesos en el horno para asarlos durante 40 – 45 minutos.

 

Otros ingredientes que tienes en casa.

 

Colocar los huesos asados en la olla de cocción lenta.

 

Agregar el resto de los ingredientes y el agua filtrada.

 

Después de 24 horas en cocción lenta, se apaga y se pasa la preparación por un colador para que quede el caldo para consumir. Si quedan pedacitos de carne, también los agrego al caldito.

 

Cuando se deja toda la noche en la refrigeradora, se forma una gelatina. Sacar un poquito para calentar en una ollita y consumir.

 

También se puede separar en vasijas de vidrio para congelar una parte y guardar otro poco para consumir en la semana.

 

A la hora de consumir, se saca un poco de la «gelatina» en una ollita y se calienta para consumir antes del almuerzo/cena, o también para agregar a salsas y a otras recetas cuando piden caldo de res.

 

Apenas un par de minutos calentando en una ollita y se vuelve un caldo líquido nuevamente. También en este punto puedes rectificar si le deseas ajustar el punto de sal.

 

Ojalá te animes a preparar en casa tu propio caldo de huesos. Sígueme en Instagram @vidaverdementa y verás un poco más de mí, además de datos, ideas e información adicional (sobre todo en las historias). Si deseas escribirme, utiliza este formulario de contacto (me llega un email directo) y no olvides suscribirte a mi lista de email.

Nos vemos pronto aquí.

También te puede interesar:

Ensalada de brócoli con almendras

Repollo fermentado

Puré de camote

Si te gustó esta entrada, puedes compartirla utilizando los siguientes botones: