Repollo fermentado | Chucrut

Fermentar vegetales es una técnica de conservación de alimentos muy conocida y antigua. Los vegetales fermentados son famosos por muchos beneficios que aportan a nuestro inestino. Si no te has aventurado a prepararlos, hoy te resumo una sencilla y económica forma de hacerlos en casa. En este caso repollo fermentado o chucrut.

De buenas fuentes como libros y sitios confiables de internet podrás aprender muchísimo sobre el uso y beneficios de los vegetales fermentados. Lo cierto es que básicamente contribuyen a mantener nuestro intestino en óptimas condiciones. Sabemos que esta parte de nuestro cuerpo es muy importante, ya que es el sitio donde realmente ocurre la magia. Con esto en mente, desde hace un tiempo me dispuse a investigar sobre el tema y a experimentar en casa.

La ventaja de nuestro país es que la temperatura que manejamos en un día normal, no es problema para que nuestros vegetales fermenten sin tener que esperar meses.

Ingredientes*:

  • Repollo chico (me gusta utilizar el morado). 
  • 1/2 diente de ajo picado.
  • 1 cucharadita de sal marina o sal rosada del Himalaya.
  • Adicional un recipiente de vidrio con tapa hermética (muy importante). En casa utilizo los conocidos como mason jar.

*Si sigues un sistema o protocolo de alimentación guiado, recuerda ajustar la receta de acuerdo a los ingredientes que debes utilizar.

Procedimiento:

  1. Separa 2-3 hojas del repollo. Lávalas y reserva aparte.
  2. Corta el repollo en julianas y colócalo en un recipiente de buen tamaño porque después vas a hacerle masajes.
  3. Agrega el 1/2 diente de ajo picadillo y la sal. Con la práctica podrás ir ajustando el ajo según tu gusto. El proceso de fermentar, maximiza el sabor de los vegetales.
  4. Con tus manos muy limpias, comienza a hacerle masajes. Unos 10-15 minutos será suficiente; verás como empiezan a soltar líquido el cual será el medio para que el proceso de fermentación se de de manera correcta.
  5. Coloca todo (el repollo y el líquido que soltó) en el recipiente de vidrio con tapa hermética y debes apretarlo para que todo el repollo quede sumergido en el líquido. Arriba le colocas las hojas enteras que reservaste al principio. Aprieta bien. En el espacio que queda entre los vegetales y la tapa hay que colocarle un peso para asegurar/apretar la mezcla. Yo ya lo tengo medido y coloco otro envase de vidrio pequeño. Debes mirar qué te puede servir para este fin.
  6. Tapa (debe quedar hermético) y debes llevarlo a un lugar oscuro y cálido. Yo lo coloco en un gabinete de la cocina que no abro con frecuencia y al cual no le da la luz de sol de manera directa. Lo pongo al fondo y a veces dentro de una hielera pequeña o lo envuelvo en una toalla de cocina. 
  7. Esperar. El tiempo que me toma para que estén listos de 3-5 días. Después de este tiempo lo llevo a la nevera para pausar el proceso de fermentación y consumirlo.
  8. ¡Y listo!. Agrego unas cucharadas de chucrut a una comida al día; su sabor es intenso y delicioso. He probado con otros vegetales, pero nuestro favorito en casa es el repollo morado. 

 

Ojalá que te animes a preparar vegetales fermentados en casa y aprovechar los beneficios y probióticos que nos aportan los mismos. Puedes revisar mi cuenta de Instagram @vidaverdementa para datos e información adicional. Si deseas escribirme, utiliza el formulario de contacto. Gracias por leerme. Nos vemos pronto aquí.

También te puede interesar:

Mi lista de compras

Primer Aniversario de Vida Verde Menta

Si te gustó esta entrada, puedes compartirla utilizando los siguientes botones: